Navarra en Primavera, la vuelta a la esencia

Silencio, olor a hierba, respirar aire puro, contraventanas y vigas de madera, el crujir de la tarima, el fuego de la chimenea, los robustos muros de piedra, el canto de un gallo…

Sensaciones auténticas que combinarás con momentos lúdicos con tu familia o amigos preparando la barbacoa, tomándote el aperitivo en el porche, jugando a pelota en el frontón del pueblo, o retándote al ping pong y al futbolín.

DONDE DORMIR
QUE VISITAR
PARA DISFRUTAR
ORGANÍZATE

Apetece ¿verdad?

Alojarse en el medio rural de Navarra permite contactar con la naturaleza, disfrutar de la tranquilidad y conocer la cultura local desde el interior de bellos y rotundos caseríos de piedra que rezuman tradición.

Podrás visitar pequeños museos locales, recorrer múltiples senderos y participar en actividades de agroturismo. Imagínate ordeñando vacas, dando de comer a los terneros, elaborando tu propio queso…

Espacios naturales

Toma aire y déjate seducir por los tesoros naturales que esconde Navarra. Desde la extensísima Selva de Irati hasta el indómito desierto de las Bardenas Reales, pasando por vertiginosas gargantas o encantadores valles… Y estas son sólo algunas de las opciones.

Descubre los espacios naturales de Navarra aquí.