El Monasterio cisterciense de Fitero

¿Te gustaría conocer el primer monasterio que la Orden del Císter construyó en la Península Ibérica?; ¿perderte entre sus muros, levantados entre 1185 y 1247 y ampliados en los siglos XVI y XVII?; ¿y disfrutar de un lugar codiciado, durante siglos, por reyes, papas, obispos y señores?

Está en Fitero, un pequeño pueblo de la Ribera navarra que casi linda con La Rioja y es monumento nacional desde 1931. El cenobio, joya arquitectónica de la Edad Media, te sorprenderá por su grandiosidad.

Su iglesia abacial es una de las más importantes de la orden del Císter en Europa y en su interior conserva una importante colección de arquetas árabes, cofres medievales y un precioso relicario gótico de esmalte limosino.

Monasterio de Fitero - Turismo en Navarra

Monasterio de Fitero (Foto: Turismo de Navarra)

Pero, además, el monasterio es un buen punto de partida para realizar agradables y pintorescos paseos por su entorno natural o sumergirse en las aguas del balneario de Fitero, a 3 kilómetros del pueblo.

La villa de Fitero, en cuyo casco urbano se levanta el monasterio, se halla situada en el extremo sur-occidental de Navarra, en pleno valle del río Alhama, a 23 kilómetros de Tudela.

Aunque inicialmente el pueblo estaba alejado del monasterio, fue en el siglo XV cuando se repobló la villa para aumentar la defensa del territorio y las nuevas casas se construyeron en torno a la abadía, convirtiendo al de Fitero en uno de los pocos monasterios cistercienses integrados en un pueblo.

El monasterio, declarado monumento nacional en 1931, se fundó en 1140 aunque fue en 1185 cuando se iniciaron las obras de las diferentes dependencias, algunas de las cuales tienen en la actualidad funciones no religiosas: la hospedería está ocupada por el Ayuntamiento, las celdas se reconvirtieron en residencia de ancianos, el refectorio es la actual Casa de Cultura y cine, y la biblioteca y la cocina se convirtieron en museo.

La visita te permitirá descubrir dependencias medievales (XII y XIII) como la iglesia abacial, de cruz latina, con tres naves y cabecera de girola con cinco capillas, lo que la convierte en un ejemplar único del Císter en España.

Asimismo existen restos medievales en los muros de la biblioteca, vestigios de la antigua muralla y la sala capitular, construida en 1247, Le sorprenderá también el claustro renacentista de planta cuadrada y el sobreclaustro, construido siguiendo el estilo herreriano del siglo XVI.

Otras dependencias destacadas del monasterio son el dormitorio nuevo, del siglo XVI; el palacio abacial, manierista del siglo XVI y ampliado en el XVII; el dormitorio nuevo (XVI) y la biblioteca (1614).

Sala Catpitular del Monastrio de Fitero - Turismo en Navarra

Sala Catpitular del Monastrio de Fitero (Foto: Turismo de Navarra)

Entre las piezas de orfebrería conservadas de Fitero destacan el brazo relicario de San Raimundo, fundador del monasterio; el relicario-ostensorio de San Andrés (XVIII), cálices del XVII, una alaveta de plata y concha (XVI), un copón de filigrana de plata (XVII), una arqueta de marfil del año 966, un píxide de esmalte de 1200, tres arquillas de chapa de marfil y de madera de los siglos XI, XII y XIII, y el retablo mayor pintado por Rolan Mois (XVI).

Historia constructiva

En el vasto conjunto del Monasterio, primero de la orden cisterciense, fundado en 1140, se distinguen en la actualidad dos grandes épocas constructivas, correspondientes a la etapa medieval —siglos XII y XIII— y a la edad Moderna —siglos XVI y XVII—, coincidiendo por una etapa de reforma y esplendor.

A la primera pertenecen el templo abacial, la sala capitular, así como restos del dormitorio y refectorio, piezas estas de las últimas transformadas para otros usos siglos más tarde.

De la segunda gran fase constructiva datan el claustro y sobreclaustro, palacio abacial, convento, hospedería, sacristía, biblioteca y capilla actual de la Virgen de la Barda.

Iglesia abacial

El gran templo cisterciense se inició hacia 1175 por la cabecera y se continuó en el siglo XIII, por las naves, hallándose concluido para el año 1247, en que Rodrigo Ximénez de Rada, arzobispo de Toledo y gran mecenas de los Monasterios de Huerta y Fitero, impetró bula de indulgencias de Inocencio IV para los que lo visitasen en el día de su dedicación.

Portada del Monasterio de Fitero - Turismo en Navarra

Portada del Monasterio de Fitero (By M.A. García / Flickr)

Su planta sigue muy de cerca el tipo de las iglesias abaciales de los Monasterios franceses de Clairvaux y Pontigny y es muy parecida a la de Poblet.

Presenta una gran cruz latina con tres naves, con cabecera de girola de cinco capillas raciales, la central siguiendo la tradición borgoñona. Capillas con ábsides semicirculares se adosan asimismo a los brazos de la cruz, dos a cada lado.

El sistema de alzados se resuelve siguiendo el tipo de apoyos hispano-languedocianos, con grandes pilares cruciformes con pares de semicolumnas adosadas en sus frentes y columnillas en los cadillos, si bien en las naves se simplifican.

En la cabecera, rodeando la capilla mayor, se utilizan unos grandes fustes cilíndricos en los que apoyan arcos apuntados y las nervaduras de los cubiertas, de clara raigambre protogónica, ya que preanuncian lo que unos años más tarde se iba a emplear en la Colegiata de Roncesvalles en uno de los primeros ejemplos del gótico de L´île de France.

Finalmente, también se utilizan con profusión las médulas del arte cisterciense.

Como cubiertas se utilizan las bóvedas de crucería, jalonadas por potentes fajones y configuradas con grandes nervios de sección.

Las capillas de la cabecera lo hacen con bovedillas de cuarto de esfera sin nervios, a excepción de la central que incorpora dos debido a sus mayores dimensiones; el presbiterio lo hace con una cubierta gallonada.

De la primera mitad del siglo XVI datan las tres bóvedas estrelladas gótico-renacentistas de los tres tramos de los pies, levantadas en la misma época que el claustro y bajo el mecenazgo del abad Fray Martin Egües y Pasquier.

La iluminación del templo se logra a través de vanos de dos tipos: ventanales aboncinados de medio punto a lo largo de las naves y girola -éstos de proporciones más reducidas- y grandes rosetones en los brazos y hastial.

El interior del templo, de acuerdo con las ideas depuradoras de San Bernardo, se reduce a pura estructura, sin concesión alguna para el ornato. En la nave mayor confluyen los espacios adyacentes, naves, cruceros, girola. La luz que traspasa los ventanales determina un espacio grandioso, a la vez que recogido, por la limpieza de muros de toda la fábrica.

A partir del siglo XVI, superada la crisis en que se vio inmerso el Monasterio, se levantaron nuevas dependencias, algunas de ellas para el servicio del templo.

La capilla bautismal se levantó aneja a la nave de la Epístola, en un momento en que el pueblo de Fitero se iba formando poco a poco y era necesaria la ubicación de una parroquia que administrase los sacramentos.

A finales de la misma centuria, se levantó el coro alto a los pies del templo en sustitución de otro medieval que estuvo situado en el centro de la nave mayor.

Interior de la iglesia del Monasterio de Fitero - Turismo en Navarra

Interior de la iglesia del Monasterio de Fitero

Del segundo cuarto del siglo XVI-XVII datan la sacristía y la actual capilla de la Virgen de la Barda, construidas ambas en el estilo barroco.

La sacristía, situada entre el brazo del crucero y la girola, es de planta rectangular, con tres brazos cubiertos por bóvedas de medio cañón con lunetos y hornacinas de medio punto abiertas en los lados mayores para albergar las cajoneras.

Su aspecto barroco le viene dado por las pilastras suspendidas con placados y golpes de yestería y las ménsulas de angelotes de las esquinas.

Su decoración de cornucopias, mesa rococó y florones dorados de la techumbre cooperan decisivamente al aspecto dieciochesco de la estancia. La capilla de la Virgen de la Barda se construyó entre 1732 y 1736 para servir de panteón a los restos de un noble abad del siglo XVII, Placido del Corral y Guzmán.

Tiene una planta combinada, parecida a la de San Isidro en Madrid, con la sucesión de dos tramos cuadrados, el primero cubierto por bóveda de medio cañón con lunetos y el segundo por cúpula con linterna, y cabecera en artesa rematada en cuarto de esfera.

Un extenso programa decorativo llenaba sus muros, aunque actualmente sólo quedan las yeserías de las cornisas y fajones y las pinturas fingidas y de perspectivas de las pechinas y la cúpula.

Al exterior la iglesia aparece como una enorme mole pétrea que emerge sobre el caserío; sus muros son de sillería bien trabajada y se hallan jalonados por grandes contrafuertes prismáticos entre los que se alojan las ventanas. en la fachada, situada a los pies, se abre una pequeña portada abocianda de medio punto, de filiación con el Románico tardío en estructura y decoración.

De ladrillo con los muros de las obras barrocas —sacristía y capilla—, así como la esbelta torre prismática que emerge rompiendo la horizontalidad de las edificaciones conventuales.

Esta última fue levantada en el siglo XVII, tras derruirse las antiguas torrecillas de vigilancia, aprovechando la escalera de caracol de una de ellas.

Dependenicas conventuales

Por lo que respecta a las dependencias medievales, tan sólo queda en pie la sala capitular, estancia de dimensiones cuadradas cubierta por nueve tramos de bóvedas de crucería con nervios de sección trilobulada que apean en cuatro columnas exentas y en otras adosadas a los muros, siguiendo un plan similar al de otros capítulos monacales.

Los capiteles, tallados en poco relieve, se decoran con diversos motivos inanimados como acanaladuras, arcos diferentes, hojas esquemáticas y entrelazos. Su construcción data del año 1247 en que se finalizaron las obras del templo.

Al igual que en este último, la impresión es la gran sobriedad y de una exquisita armonía en todas sus proporciones.

Restos medievales quedan en los muros de la zona inferior de la biblioteca, estancia que se levantó en el siglo XVII, hundiendo la techumbre primitiva del refectorio medieval, pero aprovechando sus muros con las ventanas abocinadas.

El dormitorio medieval conserva aún su estructura rectangular, cubierta por grandes fajones apuntados, pese a las transformaciones que ha sufrido a lo largo de los siglos.

Asimismo, son perceptibles restos de la muralla que rodeaba el recinto en 1285, de la cocina y bodega.

El claustro renacentista es de planta cuadrada, en la que se suceden arcadas apuntadas y contrafuertes exteriores.

El sistema de apoyos y cubiertas varía según la época constructiva; así, en la crujía oriental, levantada en la primera mitad del siglo, se encuentran múltiples columnas con capitel corrido, arcos muy apuntados y sencillas bóvedas estrelladas mientras que el resto de las plantas construidas a partir de 1550 aparecen pilares cada vez más simplificados y bóvedas de diseño muy complicado y arcadas menos apuntadas.

Como obra de estilo plateresco, la decoración de medallones, heráldica, símbolos, mascarones, bucráneos y motivos “a candelieri” cubre las claves, frisos y ménsulas, destacando por su calidad algunos bustos como los del Elías, San Bernardo y San Benito, así como algunas ménsulas con capiteles similares a los de San Sagredo publicó en su tratado Medidas del Románico.

El sobreclaustro, construido en el estilo herreriano a partir de la última década del siglo XVI, se concluyó para 1613 siendo abad San Ignacio de Ibero, según reza una inscripción que recorre el friso.

El esquema purista de las arcadas de sus galerías con medios puntos entre pilastras y antepechos cajeados, todo en noble sillería, representa al arte escurialense que impuso una férrea disciplina estética en todas las construcciones de la época.

En cuanto   a las dependencias, merecen mención el dormitorio nuevo, levantado a fines del siglo XVI y muy remodelado y la biblioteca, que se fabricó sobre los muros del refectorio medieval en torno al año 1614.

Está formada por bóveda de medio cañón con lunetos y fue remodelada en el siglo XVIII con gran cornisa y placados de finas yeserías.

Manierista, de fines del siglo XVI es el palacio abacial, aumentado con otra ala en la segunda mitad del siglo XVII; al estilo barroco corresponde la fachada de las oficinas de la Plaza de la Orden, en la que se combina sabiamente el ladrillo, la piedra y la cerámica.

Retablos, pinturas e imágenes

Ático de uno de los retablos del Monasterio de Fitero - Turismo en Navarra

Ático de uno de los retablos del Monasterio de Fitero

Dentro del templo abacial se custodian una buena parte del tesoro artístico del cenobio cisterciense en las diferentes artes. El retablo mayor, con tablas pintadas de Rolan Mois, es una de las mejores obras pictóricas conservadas en Navarra de aquella centuria del quinientos.

Su arquitectura y las esculturas estaban colocadas en 1583, en tanto que la obra del pintor flamenco data de 1550-1591.

La traza, debida a Diego Sánchez, es de estilo vignolesco con órdenes arquitectónicos superpuestos entre dos grandes columnas de orden gigante sin ningún tipo de decoración, algo inusual en los retablos renacentistas del momento y que pone al de Fitero en clara relación con el del Escorial.

Las esculturas, por el contrario, se pueden incluir en el romanismo miguelangelesco, estilo imperante en la región durante aquellas décadas del siglo XVI. En las tablas se representan diversos ciclos, uno con escenas de la Infancia de Cristo, otro con santos de la orden del Cister y otro con los santos de la iglesia universal y de gran popularidad entre los monjes.

Todas las pinturas destacan por la gama de colorido veneciano y por las cuidadas composiciones, en la Epifanía, el autor realizó una réplica del mismo tema que años antes había hecho en el Monasterio de la Oliva; la Adoración de los Pastores supone una experiencia lumínica, similar a las que realizaban algunos pintores como Navarrete el Mudo en el Escorial; otras tablas como el San Juan Bautista derivan directamente de Tiziano, mientras que el Evangelista es miguelangelesco. Rolan Mois fue ayudado por su colaborador Felices de Cáceres, en cuyo círculo hay que situar el retablo de la Asunción de la Virgen, también de tablas pintadas y fechable al igual que el mayor en los últimos años del siglo XVI, dentro del círculo aragonés.

Obra escultórica manierista de los primeros años del siglo XVII es el Cristo de la Guía, imagen salida de la gubia del escultor romanista estellés Bernabé Imberto.

De la primera fase del Barroco, la naturalista, se conservan diversas esculturas en sus correspondientes retablos, relacionables con el arte del escultor vallisoletano Gregorio Fernández, como las tallas de San Bernardo y San Benito y, especialmente, la de San Miguel.

De cronología posterior, ya plenamente barrocos, son los retablos de la Virgen del Rosario y San José, la caja del órgano, datada en 1660, y otras piezas como canceles. Al siglo XVI-XVII pertenecen varios retablos entre los que destaca el de Santa Teresa y el baldaquino de la capilla de la Virgen de la Barda que fue hecho hacia 1736 para el Cristo de la Guía.

El altar de Santa Teresa responde tipológicamente a un modelo no utilizado en estas tierras y, pese a que se acopla a un muro recto del crucero, su autor, el cascantino José Serrano, supo dotar a su planta de unas líneas movidas y de elementos arquitectónicos y decorativos propios de la fase churrigueresca.

Su iconografía es una lección sobre el patronazgo de la iglesia universal, nacional, regional y local.

En el baldaquino se encuentra una prolongación de esa tipología tan abundante el el vecino reino aragonés.

Tras el gran tabernáculo se venera la Virgen de la Barda, imagen sedente con el Niño bendiciendo sentado en su rodilla izquierda, datable a fines del siglo XIII o comienzos de la siguiente centuria, la cual responde al tipo de Andra Mari. Conserva en gran parte la policromía original y fue restaurada en 1965.

Se conservan asimismo varias tallas procesionales barrocas de los siglos XVII y XVIII, así como una sillería coral, obra de las postrimerías del siglo XVI, realizada en un severo arte purista de raigambre escurialense y organizada en dos órdenes de sillas articuladas con tableros lisos y esfinges en los brazos.

Fue finalizada en 1601 por Esteban Ramos, artista que trabajó también el enorme facistol y las puertas de la estancia.

Bóveda barroca en el Monasterio de Fitero - Turismo en Navarra

Bóveda barroca – Monasterio de Fitero

En la sacristía y en otras dependencias se guardan algunos lienzos, restos de la rica colección que poseía la abadía en los siglos de la Edad Moderna. Destacan la Sagrada Familia, de estilo manierista de fines del siglo XVI con ecos del Parmigianino, y la Transverberación de Santa Teresa, obra de la última época del pintor establecido en Tudela, Vicente Berdusán, así como otros cuadros de la órbita de esta último pintor y algunos más importados de otros focos.

Ornamentos y orfebrería

Por lo que respecta a ornamentos, se guardan restos de ternos regalados por diferentes abades a fines del siglo XVI y principios del XVII, trabajados en Valladolid y otras capitales. El gran terno pontifical blanco aprovecha las escenas bordadas a todo color en pleno siglo XVII por la carmelita descalza de Pamplona Madre Graciosa de los Angeles.

A la segunda mitad del siglo XVIII corresponde una colgadura eucarística bordada en colores sobre tisú blanco en estilo rococó. Gran interés ofrece la colección de orfebrería por la calidad y la tipología de algunas de sus piezas como la naveta de concha y plata dorada, datable en la segunda mitad del siglo XVI que se relaciona con piezas de Rotterdam de hacia 1590.

Muy original es así mismo un copón barroco de filigrana de plata con tapa bulbosa.

No faltan cálices puristas, coronas de las imágenes barrocas y relicarios. Entre estos últimos llama la atención el de San Andrés con punzón zaragozano de hacia 1700 y el de San Raimundo de Fitero, primer abad del Monasterio y fundador de la Orden Militar de Calatrava.

Pieza excepcional de la arqueta de cobre esmaltado de hacia 1200 con diversos temas figurativos que relacionan la arqueta con la píxide de Esparza de Galar, piezas salidas, muy posiblemente, de talleres ambulantes no lejanos a Silos.

Otras arquetas de marfil y madera, realizadas en diferente estilos y técnicas, forman parte del tesoro, encabezando la serie la pequeña caja de marfil firmada por Halaf en el año 1966 y realizada en estilo califal, con decoración de motivos vegetales que la sitúan en la producción de la primera etapa de las talleres califales.

A fines del siglo XI se fecha otra arqueta recubierta por finas planchas de marfil, con decoración de círculos incisos con escenas de cetrería. Un tercer cofre románico de madera pintada pertenece al siglo XII y otra arqueta de estilo francojónico contemplan esta rica colección.

Cerca de Fitero…

Fitero es también punto de partida de bonitos paseos, como el de la Cruz de Atalaya, de 7,7 kilómetros, que se inicia en lo alto del pueblo, junto al campo de fútbol; o el Circuito de Roscas, de 8,2 kilómetros, que parte del cruce de las carreteras que desde Fitero conducen a Cascante y Valverde.

Este último pasa por las ruinas del castillo árabe de Tudején; y la nevera de los frailes —un enorme pozo de piedra en medio de un olivar que era utilizado por los monjes para almacenar nieve— y la cueva mora, en la que, según la leyenda narrada por Bécquer, todas las noches aparece el ánima de una princesa mora que busca agua para su amado cristiano.

También puedes visitar el balneario de Fitero y sumergirte en sus aguas termales para combatir el reuma, la artrosis y el asma; o acercarte al mojón de los Tres Reyes, en la carretera de Madrid a Irún, a 3 kilómetros de Valderde, que recuerda reuniones de los monarcas de los reinos de Navarra, Castilla y Aragón, en las que cada uno podía comer o discutir desde su propia tierra.

Horarios, precios  y visitas guiadas al Monasterio de Fitero

  • Horarios:
    De lunes a sábado, a las 12:00.
    Domingos y festivos a las 12:45.
    **Recomendable concertar cita previamente en el teléfono 948 776 600 (de lunes a sábado) y en el 948 776 112 (domingos y festivos).
  • Visita guiada:
    Descripción:
    recomendable concertar cita previamente en los teléfonos proporcionados.
    Precio visita: 3€, (para grupos a partir de 15 personas el precio se reduce a 2€), los niños hasta 12 años no pagan.
    Empresa gestora: Oficina Municipal de turismo de Fitero, de lunes a sábados, 948 776 600. Párroco de Fitero, domingos y festivos, 948 776 112.

El Monasterio de Fitero forma parte de la Ruta de Monasterios en Navarra

Horarios, fechas y precios orientativos. Se aconseja confirmar con la entidad responsable.

Fuente de los datos: Gobierno de Navarra y elaboración propia

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Dirección

Dirección:

Plaza de la Iglesia 12, Fitero

Teléfono:
Email:

-

Contacta