Radio: Off
Radio:
km Selecciona un radio para la geolocalización
Buscar

Marcilla, más que un castillo

La villa de Marcilla, situada en la merindad de Olite, en Navarra, ofrece a sus visitantes una excelente infraestructura turística, que incluye gastronomía, hoteles, naturaleza y ocio.

Situada en la comarca de la Ribera Arga-Aragón, en la Ribera de Navarra, Marcilla se encuentra a 60 kilómetros de la capital de la comunidad foral, la ciudad de Pamplona. Limita con las localidades de Falces, Olite, Caparroso, Funes, Peralta y Villafranca, y está próxima al río Aragón.

¿Por qué visitar Marcilla?

Marcilla recibe a sus visitantes con una completa oferta de servicios turísticos, un gran patrimonio monumental y un maravilloso entorno natural.

A apenas cinco kilómetros de la villa, en el monte de Funes, se halla el cortado de Peñalén, al que se puede acceder a través de una ruta señalizada. En este paraje confluyen los dos ríos más importantes de Navarra, el Arga y el río Aragón, y desde aquí podremos contemplar unas espectaculares vistas panorámicas de todo el valle y de las poblaciones ribereñas.

Qué ver en Marcilla

El monumento más destacado de Marcilla es su castillo-palacio, cuyo origen se remonta al siglo XV, aunque está totalmente restaurado.

Castillo de Marcilla :: Descubre Navarra, Turismo en Navarra

Castillo de Marcilla, Navarra

Se halla en pleno centro del municipio, junto a la Plaza del Ayuntamiento, y es de estilo gótico. Posee una planta cuadrada con un alto pedestal de sillar en talud, mientras que el resto de la fortaleza es de ladrillo. Cuenta con cuatro torreones.

Por su importancia como obra de arte y su activa presencia en la historia de Navarra ha sido integrado en la Ruta de Castillos y Fortalezas de Navarra.

Otras visitas imprescindibles en Marcilla son:

  • la Ermita de la Virgen del Plú, situada en el casco viejo, que es del siglo XV y fue reconstruida en el siglo XVII;
  • la parroquia neoclásica de San Bartolomé, edificada sobre una antigua iglesia;
  • el Convento Agustinos Recoletos, del siglo XIX, que está afiliado a la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, o
  • el Convento Madres Concepcionistas, ubicado a las afueras de Marcilla.

La Ermita de la Virgen del Plú

Localizada dentro del casco urbano, se tiene constancia de su existencia ya en 1474, pues hay noticia de que en esta fecha fue ampliada. El edificio actual evidencia una construcción que data de la segunda mitad del siglo XVII, aunque posteriormente se ha ido transformando.

Presenta una planta de cruz latina con nave de tres tramos y cabecera semicircular que se cubre con una bóveda de medio cañón con lunetos, excepto en el crucero que se ha modificado para incorporar una linterna y la cabecera que lo hace con un cuarto de esfera moderno.

Interior de la ermita de la Virgen del Plu, Marcilla :: Descubre Navarra, Turismo en Navarra

Interior de la ermita de la Virgen del Plu, Marcilla

Si en el interior el material constructivo, el ladrillo, aparece enlucido, al exterior queda a la vista, en perfecta armonía con las casas que la rodean. La entrada, moderna, se abre a los pies y presenta un arco de medio punto protegido por un pórtico cubierto por medio cañón con lunetos.

Preside la ermita una talla de la Virgen del Plú, sedente, gótica, quizá de origen medieval, pero tan transformada en sucesivas restauraciones que apenas queda nada de la imagen antigua.

El Convento Agustinos Recoletos

Un poco de historia

Ya en el año 610 se ubicó aquí un monasterio fundado por el rey godo Gundemaro, que fue destruído por la morisma, trasladándose sus moradors a Ujué. En este mismo lugar la reina Sancha, esposa de Sancho VI el Sabio, trató de reedificar hacia 1160 el monasterio benedictino totalmente en ruinas, y quiso colocar allí una comunidad de monjas cistercienses o de San Bernardo por lo que hizo devolver la imagen de la Virgen que estaba en Ujué.

Estas monjas cistercienses fueron expulsadas de Marcilla en 14707, a instancias del ambicioso Mosén Pierres de Peralta, que contribuyó a sembrar acusaciones injustas contra las hijas del Cister.

En 1835, con el decreto desamortizador, monasterio y fincas pasaron al Estado, y luego a manos de particulares. La orden de Agustinos Recoletos adquirió el Monasterio en 1864 en el que hoy sigue al frente.

Arte

El monasterio de Santa María es hoy en día un conjunto arquitectónico en ladrillo construido en el último cuarto del siglo XVIII, de estilo barroco-clasicista. La iglesia, situada en el centro del complejo arquitectónico, tiene planta de cruz latina, con nave del crucero saliente y profunda cabecera rectangular. Los sobrios motivos decorativos en estuco muestran una conjunción de lenguaje rococó y protoneoclásico.

Los retablos, de la segunda mitad del siglo XIX, son de aire neobarroco. El mayor contiene una imagen gótica hispanoflamenca (segunda mitad del siglo XV) de la Virgen Blanca, de rostro dulce y ángulos plegados en la túnica, que presenta policromía barroca.

La iglesia de San Bartolomé

Se trata de un edificio neoclásico, que data de 1799, localizado en el centro de la villa. En el muro de los pies se abre un rosetón ceñido por baquetón interior y puntas de diamante exterior.

La torre de ladrillo monta sobre el tramo de los pies y aunque su tipología se ajusta a la tradición medieval, parece obra barroca. Se documentan en 1773 reparaciones en la torre de Marcilla.

Presenta un cuerpo bajo ceñido por pilastras con el óculo del coro abierto en el centro, sobre el que se alzan dos cuerpos rectangulares separados por una imposta lisa, en el segundo de los cuales se abren tres arcos de medio punto. El remate prismático con doble arcada y reloj es moderno.

La gastronomía de Marcilla

La cocina tradicional de Marcilla es de lo más mediterránea, ya que sus platos más típicos se elaboran con las verduras y hortalizas de las fértiles huertas y los campos de la zona. Aquí se producen espárragos, cardo, pimientos del Piquillo, alcachofas o ajos tiernos. Con ellos se prepara una magnífica menestra de verduras.

En esta zona de Navarra también se dan buenas setas, y hay muchos caracoles.

Otros platos típicos navarros que podremos degustar en Marcilla son el lomo con pimientos, el calderete, el cordero al chilindrón o las costillas de cordero a la brasa.

Para postre cuentan con dulces como los roscos de San Blas y los hojaldres. Estas deliciosas recetas se maridan con los vinos de Denominación de Origen Navarra.

Fiestas en Marcilla

La villa de Marcilla posee un variado calendario de eventos, que incluye

  • las Fiestas de la Juventud, que se celebran el último fin de semana del mes de abril;
  • la Romería a Santa Rita, el día 22 de mayo;
  • las Fiestas en Honor de la Virgen del Plú, que tienen lugar los días 4, 5 y 6 agosto;
  • las Fiestas en Honor de San Bartolomé, del 23 al 30 de agosto, o
  • la Feria de Artesanía y la Feria del Caballo, que se celebran el día 12 de octubre.

El clima de Marcilla

Marcilla posee un clima de tipo mediterráneo, pero con influencia continental. Esto significa que sus inviernos son fríos, mientras que los veranos resultan agradablemente cálidos. La temperatura media en la temporada invernal oscila entre los 3 y los 5 grados centígrados, mientras que en verano es de entre 16 y 24 grados.

En cuanto a las precipitaciones, Marcilla es más bien árido, concentrándose las lluvias en pocos días. El mes más lluvioso es mayo, mientras que julio y agosto son los más secos. En esta zona de Navarra suele soplar el cierzo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Dirección

Dirección:

Marcilla, Navarra

Teléfono:
Email:

-

Contacta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Volver Arriba

También te puede gustar...

Loading…

¡No te lo pierdas!

Loading…

Alojamientos recomendados

Loading…
Estadísticas 30 Categorías 7 Localizaciones 422 Recursos
Translate »